logo

Torre Alonso

El origen de la actual ciudad de Castellón de la Plana se encuentra en las proximidades del Monte de la Magdalena. Conquistado su término en el año 1233, durante el siglo XIII el lugar fue dado a miembros de la alta nobleza que no consolidarían el señorío. En el año 1239 se le concedió carta puebla y la población se fue asentando en las tierras más fértiles de la llanura, en torno a la alquería de Benirabe. En el año 1297 Jaime II recuperó el lugar para la Corona. A finales del siglo XIV la población fue refortificada y artillada.

Participó activamente en la Guerra de las Germanías a favor de los sublevados, por lo que tras su derrota a manos del duque de Segorbe la ciudad fue saqueada y sus cabecillas ajusticiados.

Durante la Guerra de Sucesión mantuvo la causa del archiduque Carlos. Hasta esa fecha hay constancia de que Castellón estaba amurallada, pero tras la derrota de Almansa el duque de Berwick exigió el derribo de las fortificaciones.

En el transcurso de la Guerra de la Independencia Castellón fue escenario de numerosas acciones de armas. Tomada por el mariscal Suchet, los franceses permanecieron en ella hasta 1814, a pesar del hostigamiento del guerrillero franciscano apodado 'El Frare'. Durante las Guerras Carlistas se mantuvo fiel a Isabel II, por lo que fue sitiada en repetidas ocasiones por las tropas del general Cabrera.

Se trata de un excelente ejemplo de las diversas torres de defensa de la zona. Presenta un potente torreón cuadrado y almenado. Además de ésta, existieron otras torretas similares, que han sido derribadas en la mayor parte de los casos para realizar nuevas construcciones.

La Torre de Alonso está catalogada como Bien de Interés Cultural, y figura inscrita en el patrimonio Nacional y en el patrimonio Cultural de la Generalitat Valenciana.


Camino de Molins s/n
Castellón
Acceso libre
Visitable solo exterior

Relacionados