logo

El Faro del Grau

El faro de Castelló, como el puerto, es de una gran belleza y tiene, como todos los faros, el encanto romántico de tiempos antiguos.

Los comienzos históricos de la señalización marítima del Grau de Castelló son incluso anteriores a la existencia del propio puerto. Proyectado en 1864, el faro primitivo era de pequeño alcance porque la navegación de altura se hacía con los faros de Oropesa y Columbretes. Es una torre octogonal de sillería labrada que descansa sobre un primer cuerpo prismático de la misma sección, en el que se abre la puerta de entrada. Esta torre está rematada por una cornisa soportada por ménsulas, con su balconcillo, torreón y linterna.

El Proyecto de Señales Marítimas de 1967 asignó a Castelló un mayor alcance geométrico, imposible de conseguir con el faro existente. Para lograrlo, en 1971 se construyó a su lado un nuevo faro que cubría las nuevas necesidades de señalización, por lo que el antiguo y pequeño faro dejó de tener utilidad práctica y fue resituado en un lugar preeminente en el Moll de Costa para recordar nuestra historia marítima a locales y visitantes.

Relacionados