logo

El universo plástico de María Ordóñez en Pictograma

Fechas: del 30 de marzo al 13 de mayo

Horario: de la galería es de lunes a viernes de 11.30 a 13.30 y de 18.30 a 21.00 horas, y los sábados de 11.30 a 13.30 horas.

La exposición ‘Alquímia Quotidiana’ de la artista María Ordóñez incluye muchas obras recientes que se exponen al público de Castellón por primera vez y que podrán visitarse en la Sala d’Art Pictograma de Castellón –plaza de la Muralla Liberal, 1- hasta el próximo 13 de mayo de 2017.

9-¿y tu quien eres

La pintora María Ordóñez, fiel de la Sala d’Art Pictograma (plaza de la Muralla Liberal, 1) de Castellón, regresa esta primavera a la galería para presentar su nuevo proyecto, “Alquímia Quotidiana”. Su estrecha relación con Pictograma se ha materializado ya en un total de cuatro exposiciones individuales, además de numerosas colectivas y aniversarios. La inauguración de la muestra se celebrará este jueves 30 de marzo, a las 19.00 horas.

Con “Alquímia Quotidiana” María Ordóñez establece un paralelismo metafórico entre el proceso creativo y la alquimia. Para esta pintora, el artista transmuta y deja siempre algo de sí mismo en cada obra. Cotidiana porque alude a hechos habituales y diarios en el quehacer de su creadora como, por ejemplo, ver una noticia en los medios de comunicación. “Hay hechos de la cotidianeidad que no me gustan y para procesarlos necesito transmutarlos en arte. Noticias recientes han inspirado tres piezas y dos textos, donde reflexiono sobre los rituales y la sagrada ley de la hospitalidad en el Mediterráneo”, apunta la artista.

En otras ocasiones el mensaje queda mucho más abierto. A María Ordóñez le gusta especialmente establecer esa relación con el espectador y que su obra crezca con la mirada del público. “Incluso yo aprendo de mis obras con el paso del tiempo. No me gusta versionearme a mí misma. Necesito libertad para trabajar y grandes dosis de espontaneidad. Soy muy buscadora. Aún así, todas mis obras hablan de mí”, explica la pintora.

Con una técnica mixta donde abunda el acrílico, los pigmentos en polvo (para los fondos, principalmente), pinturas al agua, toques de óleo, cuerdas e hilos, María Ordóñez teje un universo personalísimo donde algunas obras necesitan sobrepasar el marco tejiendo redes de poética expresividad.