logo

La Ciudad

En Castellón todo queda cerca. En nuestra ciudad el olor de naranja todavía llena las calles. La huerta aún se encuentra en la proximidad más inmediata. La ciudad, que es la capital de la comarca de la Plana Alta, todavía conserva ese carácter sosegado y amable de los lugares trabajadores. En esta urbe, de unos 180.000 habitantes, se pueden distinguir tres partes principales: el núcleo central histórico, los nuevos barrios modernos y, tocando el mar, el Grao o el puerto.

El clima es, generalmente, excelente. Y eso siempre es una ventaja. En la parte más céntrica, la vida cultural y comercial –completamente mediterránea- permite ver una ciudad alegre y animada. El centro histórico, donde todavía se percibe la forma de campamento romano, posee los monumentos más significativos. Este núcleo primitivo nació sobre las antiguas alquerías árabes tras la carta de poblamiento fundacional dada por Jaime I en el siglo XIII. En los barrios de la periferia se han creado instalaciones culturales y deportivas. Y, acaballo entre el núcleo primitivo y el mar, se encuentra el distrito del Grao, donde se concentra la vida relacionada con todas las actividades marineras.

El conjunto urbano castellonense solo se entiende si se considera la mentalidad moderna, internacionalista, de sus habitantes. Hay, siempre ha habido, un deseo continuo de estar al día; de estar abiertos a los visitantes. Y eso es lo que se ofrece, juntamente con otra gran variedad de atractivos: mar, huerta, monumentos, cultura, montaña, fiestas…